Pintar mandalas: ¿qué hay detrás de este arte?

Antes de comenzar a pintar mandalas, es conveniente saber el significado de la palabra Dkyil-khor: “aquello que rodea un centro”. Esta es la palabra tibetana que da significado a los mandalas. Aquello que rodea un centro, básicamente, es todo. Es la vida, la muerte, el sentimiento y la comprensión, sobre todo eso, comprensión. Es imposible comprender sin concentración. Desde las primeras letras en la escuela tuvimos que concentrarnos para entender. Allí ha estado siempre la clave.

Pintar mandalas nos permite acceder a un estado donde la concentración en imágenes, palabras, colores, iconos y texturas le devuelven un significado diferente a cada persona. No se trata del proceso de comprender una de las muchas técnicas de pintura que existen. Se trata de internalizar que su sentido y propósito es demostrarnos que todo lo que somos y todo lo que hacemos es un mandala.

Beneficios de pintar mandalas

Como bien lo dijo el respetado psiquiatra Carl Jung: “Para mí un mandala supone el mejor representante del ejercicio formación-transformación”. Partiendo de esta declaración y pasando por las mismas experiencias contadas por los expertos en pintar mandalas, un beneficio supremo es el fortalecimiento de la atención.

Al día de hoy, este proceso ancestral es aceptado en el planeta entero como una herramienta pedagógica no tradicional, que aporta beneficios a los procesos de concentración y transformación de miles de personas.

Los mandalas y su utilidad terapéutica

Uno de los puntos donde se suele debatir más es si los mandalas realmente son de utilidad terapéutica. Como proceso, suelen conllevar a quien los aborda a un estado de confort. Al estar inmersa en ellos, tu cerebro entiende que se encuentra en una situación en la que puede despegarse de las experiencias cotidianas. Asimismo, involucra aspectos conscientes e inconscientes que permiten, por ejemplo, reducir los niveles de estrés.

Pintar mandalas: ¿qué hay detrás de este arte?-02

 ¿Cuándo es conveniente pintar mandalas?

Pintar mandalas es una actividad a la que puedes recurrir siempre que quieras y puedas. Esta actividad es todo beneficio y nada sacrificio. Sin embargo, es muy conveniente abordar la pintura de un mandala en los momentos en que se tienen bajones energéticos. Al ser representaciones sobre la vida, sus colores transmiten una serie de energías positivas muy beneficiosas para la salud mental, espiritual y física.

De la misma forma, sus colores, formas y texturas nos otorgan un estado general de equilibrio y sosiego. Es conveniente para los momentos en que es necesario descansar la mente y los sentidos de las rutinas diarias. El mandala, junto a otras técnicas en tendencia como el diamond painting, está entre ese tipo de herramientas pedagógicas no tradicionales que cada vez más y más personas están implementando para encontrar paz. ¿Qué esperas para comenzar a ser un Pintalover?

Deja un comentario